Cómo limpiar alcachofas

Cómo limpiar

Trucos y consejos para limpiar tu hogar y objetos. Limpieza rápida para todo tipo de electrodomésticos, telas, metales y superficies

Antes de empezar a limpiar las alcachofas, toma 1 limón y córtalo por la mitad. Exprime la mitad en un recipiente de vidrio o de cerámica y llena el recipiente con agua fría. Pon el limón exprimido en el recipiente reservando la otra mitad para frotar sobre las superficies de corte de la alcachofa, como limpiador para evitar la decoloración.

También necesitarás una tabla de cortar, un cuchillo de sierra, una cuchara pequeña y un cuchillo afilado para pelar.

Cómo limpiar alcachofas

Limpiar alcachofas paso a paso

En primer lugar, corta la parte superior de la alcachofa con un cuchillo de sierra. Como regla general, es aproximadamente 1/3 de la cabeza de la alcachofa.

Frota el limón brevemente por encima del borde de corte.

A continuación, cortar el tallo con el mismo cuchillo. Por lo general, a 5 centímetros del tallo. El resto del tallo sigue siendo comestible si se utiliza un cuchillo afilado y se corta la cubierta fibrosa externa. Una vez limpio, se pueden utilizar los trozos de tallos recortados en un delicioso risotto o en salsas para pastas o guisos.

A continuación, toma el cuchillo para pelar y pela la parte externa fibrosa del tallo a partir de la parte inferior. Al llegar a la cabeza, con el cuchillo tira de las hojas hacia abajo.

Frota el tallo con el medio limón para evitar la decoloración.

Comienza quitando las hojas desde la parte inferior de la alcachofa. Empieza sacando las más oscuras y las que están ásperas al contacto con los dedos, solo deja las que tengan un color verde claro y sean lisas.

Toma el cuchillo para pelar y limpia el borde sucio de donde se quitaron las hojas.

Si vas a limpiar alcachofas pequeñas, puedes simplemente ignorar el tallo interior, ya que será suave. Para las alcachofas grandes, si quieres mantener todo, tendrás que separar las hojas para exponer el tallo interior. Una vez que hayas expuesto el tallo interior, simplemente usa una cuchara para sacarlo.

Si necesita usar toda la alcachofa, (por ejemplo, si la vas a usar en salsas, guisos o risotto) es mucho más fácil cortar las alcachofas frescas por la mitad y luego sacar el tallo interior.

Usa una cuchara para sacar el tallo de la alcachofa al cortarla por la mitad. Al limpiar la alcachofa, déjala en agua con limón para prevenir la decoloración hasta el momento en que vayas a utilizarla.

Artículos relacionados con Cómo limpiar alcachofas